NEWS

PUBLICACIÓN DE LA OBRA DE JAIME REFOYO EN EL NÚMERO 313 DEL SUPLEMENTO CULTURAS DE LA VANGUARDIA.

18 DE JUNIO DE 2008.

“…No la estructura vegetal, sino su ley constructiva, fue lo que el hombre trasladó al arte.” W. Worringer.

El deber de estas líneas es hacerles conocedores de un espacio y un tiempo que interseccionan sobre la superficie del Globo, a la altura de nuestros ojos, para estimular un pálpito que genera quietud. Este pálpito es el presente. La quietud del presente. Nuestro presente: pasado y futuro.
Los planos, las líneas y los cortes son materia. Materia que genera el espacio. Espacio entre dos o más sustancias: planos. El espacio no se construye. Se define. Describimos los sólidos ambientes. Uno tú: recorrido externo. Ambiente construido donde articular las emociones y orbitar la consciencia. Otro, yo: acercamiento por el margen. Por el corte transversal. Un recorrido interno, plano.
Tú y yo viajan por el motor corte-intersección. Por la fuerza de la traslación que emana de sus encuentros. El tiempo es el movimiento entre varios planos. Armoniza los desequilibrios y prioriza el desenlace. El tiempo es la conexión entre dos planos distantes en el vacío, generando un espacio.
Conexión creativa entre inconsciente y consciente. Primeras identidades: trazas que articulan un estado de conciencia. La primera traza. El primer elemento. El arco. El horizonte. El hombre.

Jaime Refoyo.
Barcelona, Mayo de 2008.